miércoles, 22 de abril de 2020

Tradiciones alrededor de los cumpleaños (inspiración Montessori y Waldorf)

Buff como cuesta estos días encontrar tiempo y ganas para escribir… ¿Cómo lo lleváis? Nosotras depende del momento, la verdad. Así que intento escribir a ver si me distraigo...

Hace unas semanas os hablaba de la fiesta del segundo cumpleaños de Anna (por eso de que lo dejas en borrador y en borrador sigue), pero es que Anna ya ha hecho los tres y estando en cuarentena. Tenemos muchas ganas de volver a la normalidad y poderlo celebrar con nuestros amigos y amigas.  

El año pasado adoptamos un ritual que sería una mezcla entre como se celebra el cumpleaños en la escuela Montessori y algunos materiales que pertenecerían más a la escuela o a la filosofía Waldorf. Os cuento más sobre esta celebración de la vida.



En el cumpleaños Montessori se celebran las vueltas al sol que una persona ha dado y que corresponden al número de años que cumple. En el ritual que yo conozco se hace en un círculo, en este se dispone una imagen o una representación del sol en el centro y la persona gira alrededor de él (el año pasado nos dejaron un planeta tierra como el que se usa en Montessori para trabajar los continentes y el mar) pero este año no lo tuvimos y Anna dio las vueltas con un “friend” azul que le habíamos regalado justo ese día.




Lo que llevamos ya dos años haciendo es poner un circulo de madera Grimm y con las figuras que se usan en el calendario anual, hemos representado algunos detalles de su vida y cumpleaños tal y como se ve en las fotos. La estrella para su primer cumpleaños (“Twinkle twinkle Anna is one”, aquí podéis ver su fiesta del primer año), la luna para su segundo (“Anna two the moon”, aquí podéis ver la fiesta del segundo año) y este año le pregunté que quería para su capa y para su círculo y nos pidió una bailarina (aunque la fiesta la celebraremos sobre animales salvajes porque a Anna le gusta mucho la temática, “Wild & three). Luego con velas representamos el número de su cumpleaños y también podemos el numero. El tulipán representa el mes en el que nació, marzo, y el inicio de la primavera.




A ese círculo le añadimos los meses del año y le podemos poner fotos de la persona cumpleañera para poder hablar un poco de experiencias que ha tenido. Yo soy un poco exagerada y me gusta poner muchas fotos, luego Anna se cansa de oírme tanto hablar. Jejeje
En la escuelas Montessori, ese día se invita a los padres del niñe que hace años y ellos son los que explican cosas de los años vividos de su hije.




Bueno, ahora viene lo más divertido que es dar vueltas al “sol” y las da la persona homenajeada y tantas vueltas como años cumple. La familia o los amigues del colegio pueden cantar esta canción (menos la versión castellana que la conocí gracias al equipo de MOLAT cuando hice la formación de Guía Montessori de Casa de Niños con ellos), las demás las he adaptado yo (vamos traducido para poder seguir el ritmo).

CATALÁN
L’(Anna) gira al voltant del sol,
al voltant del sol,
al voltant de sol.
L’”Anna” gira al voltant del sol
i (tres) anys ha fet ja”

CASTELLANO
“(Anna) gira alrededor del sol,
alrededor del sol,
alrededor del sol.
(Anna) gira alrededor del sol
i (tres) años cumplió”

ENGLISH
(Anna) goes around the sun,
around the sun,
around the sun.
(Anna) goes around the sun
and (she/he) turned (three)”.

En verdad podéis cantar la canción que queráis. La cuestión es celebrar la vida y lo bonita que es, con todos sus tonos.




Os dejo una foto de la capa de cumpleaños que le hice y algunos de los detalles, en la siguiente foto todavía me faltaba coserle la zapatilla de bailarina.


 

Otra tradición que hemos añadido este año es un espiral (podría usarse el mismo círculo de Grimm, otro que tienen que se usa para el adviento, con 24 agujeros, o como hacerlo vosotras con arcilla, pintura y lo se que se os ocurra). Anna hizo este con un poco de mi ayuda, ella hizo un churro largo y yo le di forma de espiral. Le hicimos diez agujeros (pensé que con dos años más días era demasiado) y al final tuvimos que poner velas de estas típicas redondas y planas porque llegó el confinamiento y usamos lo que teníamos en casa. Un día secándose, lo pintó libremente y, al día siguiente, le echo purpurina (así que tuvimos actividad para tres días).




Aunque creo que lo que más disfruto Anna con este espiral de cuenta atrás para el cumpleaños fue aprender a encender cerillas. Usamos las grandes y no le costó nada aprender cómo encenderlas, aunque si un poco de destreza. Encender velas es una de las actividades de vida práctica en Montessori y requiere unas normas de seguridad. Para mi es importante no dejarlas al alcance, mejor si se quiere tener como práctica fija, tener la caja vacía y cuando se presente o se vaya a usar, entonces poner las cerillas. Anna apagaba las cerillas bufándolas (yo lo aprendí con el típico apagador de velas de metal) pero luego, las “reapagaba” sumergiéndolas en un vasito de agua (así nos aseguramos que no se puedan volver a encender). Además con las cerillas que se puedan romper, también se deben sumergir en agua para evitar un posible futuro susto.




Bueno, que ya he hecho un post más largo de lo que quería, como siempre. Espero que os gusten nuestras tradiciones y si alguien se anima a contar las suyas, me encantaría.


Abrazos confinados,


Aida


P.S.: Por favor, no uses las fotografias sin mi permiso. 

jueves, 19 de marzo de 2020

La fiesta de Anna – Anna two the Moon


 Can’t believe it! Hace ya casi un año que celebramos el segundo cumpleaños de Anna y parece que fue ayer cuando la ayudaba a dormirse paseando por el piso reposada en mi antebrazo (y ahora a penas puedo cargar con ella). ¡Y va a hacer tres años!

Para este segundo año escogimos la temática a raíz de la pasión de Anna por la luna. Buscando por la red encontré el lema perfecto: “Anna two the moon”, nos parecía perfecto.


Hacía unos meses me había hecho un tatuaje con Victor de Harotattoo con una ilustración que me autoregalé para mi cumpleaños de la ilustradora Marina Mandarina. Se me ocurrió que seria genial tener un dibujo de Anna en la luna y cuando me enseño el dibujo, fue un flechazo al instante. La ilustración se convirtió en la protagonista de toda la fiesta y, con un poquito de Word por aquí y Power Point por allá, conseguí hacer una guirnalda y unos cuantos detalles para la fiesta.


El pastel no podía ser otro que de SonCuquis y repetimos también con el topper de madera que nos hizó Happy Days con el nombre de la fiesta y el dibujo de Anna en la luna. ¡Una pasada! Este año toda la familia participó en el desayuno que ofrecimos a nuestros amigos y amigas. Yo misma hice una piñata en forma de luna, me llevó un mes terminarla y la llenamos de algunos detalles para los peques y algún que otro caramelo. Para los adultos, mi amiga Yessi de Patty Arte Dulce, nos hizo unas preciosas galletas en forma de 2 como detalle. Todo quedó genial. 




Tanto para las fotos del segundo cumpleaños (que nos hizó mi tio Ricardo, fotógrafo en Dinozze), tanto para el día de la fiesta, Anna llevó un vestido-jersey de Fil de Mandarina y nuestros queridos feroces de Zapato Feroz. La corona este año también se la encargamos a LePetit6byNeus junto con el detalle de Aida de Minitronchi. Cuando nos gusta una cosa, solemos ser fieles a ella. Pero es que tanto la ropa como la corona, son súper bonitas.



La fiesta tuvo lugar en la sala Pik-Nik, una sala de fiestas en Terrassa muy bien cuidada, con un gran salón y muchos detalles que se adaptan tanto a pequeños como a grandes.


De nuevo, gracias a todas las personas que me ayudasteis y me aguantasteis ;) Sabéis que sois especiales. ¡Os quiero!


Aida



P.S.: Por favor, no uses las fotografias sin mi permiso. 

martes, 3 de marzo de 2020

La costura como trabajo previo a la lectoescritura

En mi última publicación en Instagram, he colgado un vídeo del primer contacto de Anna con un bastidor de costura. Os animo a verlo y leer la experiencia de ver sus primeras puntadas porque es realmente fascinante. 


Hablando con Gema Luna, maestra de la escuela libre Canción de Luna de Madrid, sobre actividades que puedan favorecer la adquisición de la lectoescritura (que no adelantarla), me comentó que el objetivo en su escuela era buscar actividades que tuvieran sentido para los niños y las niñas. Como Gema ha estado desde niña siempre muy vinculada a la costura, comprendió que esta era un preciosa forma de favorecer la importancia de trabajar con las manos y de acercar el arte a los más pequeños.


La costura permite trabajar muchas de las destrezas necesarias para la lectoescritura, como son:
  • coordinación óculo - manual
  • motricidad (el movimiento de los brazos, la pinza,…)
  • definición de la lateralidad
  • capacidad viso – espacial

El primer contacto que tienen los niños y niñas con la lana es un gran cesto lleno de ovillos de colores que es un lujo verlo, lleno de madejas que pueden tocar, deshacer, intentar hacerlos de nuevo… Es una aproximación al material, a su textura, a su olor, a su calidez. 


Luego empiezan con los caracolillos (trenzado de lanas), por parejas y también de forma individual. Con los caracolillos juegan de mil formas: los usan de cinturón, de diadema, para atar juguetes...


Continúan con los móviles de fieltro y bolas (los típicos abalorios con un agujero en el centro), en las que intercalan un recorte de fieltro con una bolita, para así crear un lindo móvil.



Luego pasan al bastidor, primero con puntadas libres que empiezan de puntos más largos a puntadas más concretas y con sentido (aquí empiezan a definirse y hacen caminitos para lograr hacer puntadas más pequeñas). Seguido de un bastidor en el que trabajan formas, tanto curvas como rectas, haciendo diferentes dibujos, como un corazón o una casa, tal y como se puede ver en las siguientes fotos.





Con un bastidor más grande y con los recortes de los que hablaba cuando hacen los móviles, los niños y niñas de Canción de Luna están creando lo que será en un futuro un precioso cojín, ¿os lo podéis imaginar? ¿Podéis imaginar la satisfacción de un niño o una niña al realizar un cojín con sus propias manos? (os dijo que yo me hice un agujero para guardar mis agujas y me sentí orgullosísima). También el bastidor da lugar a realizar bolsos, que son geniales para luego poder transportar sus cosas.


Cuando ya hay un mayor dominio, el bastidor deja paso al telar colectivo, ellos y ellas mismos se acercan cuando adquieren las destrezas necesarias. Después de un tiempo con él y cuando Gema ve que están preparados, después de un tiempo en el telar colectivo, les propone el telar individual. Es una actividad con mucho sentido pues, de este telar individual, cuando esta terminado, lo doblan, lo cosen y  llega a ser el estuche que se llevaran cuando dejen la escuelita para ir a Primaria.



Yo no entiendo mucho de costura… pero creo que esto es mucho más motivante que algunas de las actividades que se llevan a cabo en la escuela desde hace muchos y muchos años. Además permite el trabajo de la atención plena, de vivir el aquí y el ahora algo muy importante en el frenesí que se respira hoy en día. 



Si te interesa saber más sobre las actividades de Canción de Luna, no dudes en visitar su fanpage de Facebook o su instragram (@canciondeluna) y si vives por la zona de Madrid y estás buscando escuelita para tus peques (de 2 a 6 años), puedes pedir un entrevista y ver in situ el hogar que allí han creado, pura magia.


Aida

P.S.: Por favor, no uses las fotografias sin mi permiso.